Histórica modernización del Registro de la Propiedad

(31 de marzo de 2016) El secretario del Departamento de Justicia, César Miranda, anunció hoy la puesta en vigor en todo Puerto Rico del nuevo Registro Inmobiliario Digital de Puerto Rico, creado por la Ley 210-2015, que ofrece todos los servicios por la vía telemática,  24 horas los siete (7) días a través de Internet y desde cualquier lugar del mundo.

El programa Karibe, nombre de la nueva aplicación registral que sirve de plataforma para la operación del nuevo Registro Inmobiliario Digital,  conllevó la automatización, digitalización e integración de más de cien años de historia registral puertorriqueña para alcanzar la transformación de un sistema registral arcaico y complicado, en uno fácil de operar, 100% electrónico y a la altura de los mejores del mundo.

“Estamos en el siglo XXI, era en la que impera la tecnología y en la que la información es virtual. Con la implantación de Karibe y la adopción de las Leyes 209 y 210 de diciembre del 2015, se logró la modernización total del Registro de la Propiedad. Lo que fue el sueño de muchos de notarios, banqueros, estudiadores de títulos, técnicos y registradores de la propiedad,  hoy es una realidad. Puerto Rico tiene hoy un registro que ofrece, en tiempo real, un nivel de certeza para el tráfico jurídico de los bienes inmuebles que pocos nos atrevíamos a pensar que era posible hace apenas dos años. Es un logro de País”, explicó Miranda.

El Registro de la Propiedad se fundó en el 1893 mediante la Ley Hipotecaria para las provincias de ultramar. Hasta la década de los 70 y con algunos cambios desde entonces, el registro puertorriqueño fue deteriorándose hasta convertirse en los que algunos llegaron a denominar como “la cenicienta” del gobierno. Con sistemas manuales y leyes de siglos pasados, no fue hasta principios de la década del 200º que se comenzó a utilizar una plataforma computadorizada conocida como Ágora, que en unos pocos años se tornó obsoleta. La Isla nunca tuvo acceso a los códigos fuentes para actualizar o atemperar la aplicación a sus necesidades particulares y sucumbió al paso del tiempo.

En lo práctico, el Registro –dados sus modos arcaicos de procesar la información- propició enormes atrasos la lograr la calificación e inscripción de los documentos presentados. Esos atrasos, que aún hoy rondan los 350,000 documentos, obligaron a la compra de seguros que encarecieron los trámites registrales, quitaron certeza y confianza en el registro y se convirtieron en obstáculos a las transacciones de bienes económicas.

El nuevo Registro Digital es la única agencia conectada en tiempo real con el Registro Único de Abogados, el Centro de Recaudación de Ingresos Municipales (CRIM), la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPE) y el Departamento de Hacienda. Provee acceso telemático además a varias agencias gubernamentales como el Fondo del Seguro del Estado, la Oficina del Fiscal Especial Independiente, la Oficina del Inspector de Notaría, la Oficina de Ética Gubernamental, la División de Integridad Pública del DJ, la Oficina de la Contralora, entre otras, para llevar a cabo investigaciones sobre corrupción, lavado de dinero, evasión contributiva, presentar embargos, estudiar fincas y otros asuntos propios de esa agencias. Esos trabajos hasta hace apenas dos meses, implicaban desplazar personal por 29 secciones sin comunicación entre ellas para tratar de obtener información muchas veces inaccesible o difícil de localizar porque debía realizarse manualmente, consultando libros llenos de hongo o con folios en mal estado o teniendo que esperar largas horas para presentar un documento.

La modernización del Registro implica que han sido digitalizados más de 11 millones de folios y 42,313 tomos. Esto comprendió la captura, almacenamiento y luego el acceso en línea de más de 24 millones de imágenes de las inscripciones y constancias que existían en los libros de inscripción y libros auxiliares de sentencias, embargos estatales y federales creados a fines del siglo 19 y principios del 20.

La modernización del Registro conllevó una inversión de $6.9 millones que incluyó la digitalización, el desarrollo de una nueva aplicación, el establecimiento de la más ancha red de comunicación óptica de todo el gobierno, la adquisición de la más moderna infraestructura y tecnología del mercado, todo en menos de dos años de trabajo intenso y riguroso. De la suma mencionada, solamente fue necesaria una asignación especial con cargo al Fondo General de cuatro millones de dólares. La diferencia, provino de dineros del Fondo Especial para la Modernización y Mecanización del Registro que por años se venían utilizando para gastos no relacionados con el fin para el que fue creado. El gasto ha sido incluso menos que lo anticipado porque todos los equipos de digitalización fueron donados y se negociaron y obtuvieron descuentos y ahorros significativos en todas las etapas del proceso. La digitalización estuvo a cargo de INDRA y la aplicación a cargo de INVID, una compañía puertorriqueña que ha trabajado la nueva plataforma registral en estrecha coordinación con personal del Registro.

El informe sobre transacciones realizadas desde que se comenzó a utilizar Karibe, revela que hasta el 31 de marzo se han generado ingresos por más de $7.4 millones. De los cuales $22,120.50 han sido destinados al fondo de mecanización. Al día de hoy, más de 400 empleados del Registro realizan todos los trabajos de forma electrónica y se han registrado 2,035 usuarios externos de los cuales 1,305 son Notarios y 730 personas interesadas como estudiadores de título, tasadores, abogados, empleados gubernamentales, presentantes o ciudadanos. Hasta el día de hoy, se han presentado en Karibe, 20,489 documentos  notariales, judiciales o administrativos.

Miranda anunció que “Karibe se convirtió en la primera y única aplicación computadorizada que cuenta con derechos de autor a favor del gobierno tras su inscripción en el Registro de Propiedad Intelectual, lo cual protege su uso y abre posibilidades de mercadeo de la innovadora plataforma digital. Como parte del proceso de registro de los derechos de autor, quedaron inscritos en el Registro de Propiedad Intelectual su logo, manuales y código fuente, entre otros. Los intereses y derechos del pueblo de Puerto Rico están protegidos como nunca”.

“Sacar de la ‘edad de piedra’ al Registro Inmobiliario ha sido una labor titánica lograda en tiempo record. Karibe funciona y por ello quiero agradecer el empeño de la Secretaria Asociada, Mayra Huergo, la directora del Registro, Delia Castillo de Colorado, las registradoras Marisol Marchand Castro,  Gloria Oppenheimer, Carmen Ávila, un grupo de técnicos que ha hecho una labor extraordinaria compuesto por Jessica Ocaña, Betzaida Rivera, Ramón E. Gracia Cortijo,  Ivonne Ramos Correa, Cándida Rodríguez, el equipo de Informática del Departamento dirigido por Luz Divina García Arroyo y Lex Santos, el Colegio de Notarios, así como representantes de la banca, estudiadores de títulos y jefes de las agencias que unieron esfuerzos para alcanzar este logro. El mejor modo de describir lo que se ha hecho, es viéndolo”, terminó diciendo Miranda antes de pasar a hacer una demostración en vivo del funcionamiento de la aplicación.